CRÓNICAS

Crónica – Future Islands en San Sebastián

Crónica – Future Islands en San Sebastián

Celebration

Celebration

En el transcurso de los últimos años, con la entrada de la crisis, la subida del IVA y la desaparición de festivales, los chicos de Donostikluba han tenido el mérito de garantizar una programación de calidad de indie nacional y extranjero para adentrarnos en otoño. En todas partes ha bajado el número de conciertos, pero en Euskadi sigue habiendo cosas muy interesantes: Donostikluba en San Sebastián + los bolos del Dabadaba, Kultur Campus en Vitoria-Gasteiz junto con la programación constante de Ibu Hots, Parral y Gora; BIME y Bilboloop en Barakaldo y Bilbao respectivamente.

Es así como uno se puede organizar un día de sol ya sea desde otros sitios de Guipúzcoa, Vizcaya, Álava, Pamplona o incluso Francia para hacer una excursión a Donosti y olvidar la melancolía del domingo por la tarde con un conciertazo como el que nos brindaron los estadounidenses Future Islands en Intxaurrondo.

Abrieron como teloneros sus amigos Celebration, también provenientes de Baltimore, pero poco pudimos disfrutar de su mezcla de rock, soul y psicodelia ya que tuvieron problemas con su equipo y solo tocaron 3 canciones.

Future Islands

Future Islands

Tras el cambio de instrumentos, entraron Future Islands en escena y desde que empezó a sonar el teclado de Give us the wind, el cantante Samuel T Herring, no paró en todo el concierto, en el que literalmente sudó la camiseta.

A día de hoy en que creemos que todo está inventado, siempre hay gente que nos puede sorprender con su interpretación en el escenario; ejemplos pueden ser los movimientos espasmódicos de Ian Curtis de Joy Division hace más de 30 años o en la actualidad, los bailes de nuestro querido Bigott. Los bailes de Herring tampoco dejan a uno indiferente, con su porte de boxeador se desplaza de lado a lado del escenario, se mete la mano en la boca, se pega palmadas en el pecho, levanta el pie tipo aurresku…y el público encantado. También es de agradecer su expresividad; acostumbrados a ver tantos cantantes que llegan, cantan y se van sin comunicar nada, ves a alguien que vive sus canciones hasta el punto de llorar y te mueve por dentro. Y no hay que olvidar lo difícil que es cantar y bailar al mismo tiempo, otra cosa que domina a la perfección.

El sonido fue inmejorable, tanto por parte de la banda como por la acústica de la sala Intxaurrondo, de tamaño perfecto para el tipo de concierto que era.  Una a una fueron combinando las canciones de su álbum Singles como Doves (impresionantes sus bailes sexys de body wave), A dream of you and me, Spirit o la genial Seasons con temas antiguos como Walking through that door, Balance,  Tin Man  o la balada The great fire. Sonidos ochenteros de pop electrónico que pueden recordar a tantas cosas y a la vez a nada en concreto debido a la voz increíble del cantante.

Tras un bis de tres canciones se despidieron de una sala llena de un público muy satisfecho y nos fuimos a casa pensando ¡Queremos más domingos así!

Crónica: Daniel Gómez-Cortázar Romero

Fotos: Irene Mariscal

happy wheels

indistanea

octubre 30th, 2014

No Comments

Comments are closed.